martes, diciembre 1, 2020

El hambre ya apremia en algunas comunidades de Guatemala. Hoy un grupo de familias del asentamiento “Shell” en el puente “El Naranjo”  emitieron señal de auxilio al instalarse sobre la carretea con bandera blanca.

“La mayoría de las personas que habitamos acá vivimos de un negocio y no hemos podido salir a trabajar”,  dijo a Prensa Libre,  Patricia Flores, una de las mujeres del asentamiento que ondeó la bandera en busca de ayuda de los automovilistas que transitan en la carretera.

En el citado asentamiento habitan más de medio centenar de familia y esta ocasión por lo menos un tercio, perdió la pena y se volcó a la calle en busca de ayuda.

Y es que las estrictas medidas que ejecuta el gobierno para evitar la movilidad y el masivo contagio de coronavirus ha afectado a gran parte de la población que se dedica al comercio informal pues no han podido abrir sus pequeños negocios.

“Subimos para pedir a los vecinos que nos socorran, ya que la mayoría dependemos de la economía informal, hay albañiles, herreros, amas de casa que se dedican a lavar ajeno, por esta situación no hemos podido salir”, dijo otra de las voceras que claman ayuda al mismo diario.

En términos generales, el país ha conseguido mantener los casos bajo control, pues a la fecha sin contabilizar los de hoy lleva 430 contagios en total, pero la falta de recursos en la población comienza a hacerse sentir.