martes, enero 19, 2021

En El Salvador, durante uno de los procesos legales que duró décadas, entre QUIMAGRO y el Scotiabank, el exvicepresidente Carlos Quintanilla Schmidt y miembro de la directiva del Banco de Comercio, se convirtió en una de las piezas claves para que, en primer lugar, este pasara a manos de The Bank Of Nova Scotia; además, en el proceso legal en contra de QUIMAGRO S.A. de C.V, se realizó movimientos ilegales, con el propósito de beneficiar a la institución bancaria, como, por ejemplo, la reunión que sostuvo con un exmiembro de la Sala de lo Constitucional salvadoreña.

Esta lucha legal dio inicio en 1984, cuando la empresa dedicada al rubro de los pesticidas, fue embargada por el Scotiabank, antes Banco de Comercio, al no solventar una deuda de 40 mil dólares. Luego, en 1995 da inicio el litigio entre Scotiabank y QUIMAGRO, y durante 2001, el Juzgado Tercero de lo Civil condenó al banco a indemnizar a la empresa, pero la institución financiera apeló ante la Cámara de Segunda Instancia de lo Civil y esta revirtió la condena.

Durante el 2005 los dueños de los principales bancos de ese país decidieron vender la mayoría de las acciones de las instituciones financieras a transnacionales, como resultado de esto, se empezaron a escuchar y ver los nombres de Scotiabank ahora Banco Cuscatlán, CITI y HSBC, actualmente Davivienda.

Para el óptimo desarrollo de este proceso, según documentos oficiales, Quintanilla Schmidt fue clave en la negociación de la venta del Banco de Comercio a Scotiabank en el año 2005, haciendo todo posible para el traspaso, acción que no se declaró oficialmente con QUIMAGRO en su memoria de labores.

Además de eso, durante las operaciones de ventas, así como la declaración de pérdidas o ganancias, se dieron en los libros de las supervisoras de Panamá y no en las de El Salvador; fue así entonces como el Banco de Comercio de El Salvador, S.A. vendió la mayoría de sus acciones a The Bank Of Nova Scotia, de origen canadiense, quien adquirió el 97.71% de las acciones.

Ya en el año 2010, el proceso legal da un giro y la Sala de lo Constitucional emitió un amparo a favor de QUIMAGRO, lo cual permitió que la Sala de lo Civil retomara el caso.

El 15 de abril de 2013, QUIMAGRO S.A. de C.V., en virtud del fallo pronunciado por la Sala de lo Civil, inició el “proceso ordinario de indemnización por daños y perjuicios”, ante un juzgado de lo Civil y Mercantil de San Salvador, reclamando al Banco de Comercio o Scotiabank 49 millones de dólares; por lo cual, el Juzgado condenó a la transnacional al pago solicitado por QUIMAGRO.

Related Article