martes, abril 7, 2020

El analista y experto en inversiones y finanzas Richard Aitkenhead Castillo, ve con ojo clínico y recelos de preocupación que los beneficios alcanzados en el convenio firmado entre UNOPS y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), para abaratar los medicamentos, sea saboteado.

“El IGSS, el nuevo objetivo”, tituló un artículo de opinión publicado recientemente en “El Periódico”. “De confirmarse algún tipo de intervención del IGSS y/o la suspensión del proyecto con UNOPS se demostraría un total desinterés hacia el servicio a los afiliados o el manejo de sus aportes”, advierte.

Su preocupación y advertencia concuerdan con las palabras del presidente del IGSS, Carlos Contreras quien ha llamado al mandatario electo Alejandro Giammattei a que le acompañe a cortar los tentáculos a la “mafia de medicamentos” al interior de la institución.

“Las Mafias de los Medicamentos han dejado de recibir millones en sobreprecios y por eso nos han declarado la guerra. Nosotros le pedimos al presidente electo (Alejandro Giammattei” que trabajemos juntos para sacarlas de la institución”, dijo Contreras.

El acuerdo con la UNOPS le permitió al IGSS cerrar la válvula a millones de quetzales que al comprar medicamentos sobre valorados engordaban los bolsillos de la “mafia de medicamentos” y eso no ha sentado bien entre los “mafiosos” que ya buscan grietas y como abrir el grifo.

Y es que según Contreras pastillas que la “mafia de medicamentos” proveía en 14 quetzales ahora de compran a 1 quetzal gracias al acuerdo.
Aitkenhead Castillo, afirmó en su artículo, el acuerdo de adquisición de medicamentos, según a constato por su cuenta es visto con buenos ojos en otras naciones y no esconden su intención de replicar la experiencia.

“Hace tan solo una semana, tuve la oportunidad de sostener una reunión con representantes internacionales que buscan replicar los éxitos obtenidos en la gestión de compra de medicamentos y desarrollo de infraestructura hospitalaria en el IGSS para ser reproducidos en países en África”, dijo el analista.

“Fue una sensación de frescura que nuestro país fuese ejemplo de inversiones positivas y no de corrupción o polarización” concluyó.