lunes, octubre 14, 2019

Hace 4 años, Jimmy Morales ganó la presidencia, lo logró con el lema “ni corrupto ni ladrón” y con la promesa de ser un  gobierno austero, al inicio  decretó medidas extremas para utilizar los recursos del Estado de forma prudente y según él ahorrar Q150 millones, pero meses después, por medio de una investigación expuesta por Nómada, se reveló cómo él y la cúpula de diferentes ministerios se repartían sobresueldos ilegales que sumaban Q450 mil.

Entre ellos la Secretaría de Obras Sociales, que estaba a cargo de la esposa del presidente, Patricia Marroquín de Morales, que solicitó la creación de un bono único de Q2 mil para cada uno de los 969 trabajadores que estaban bajo su cargo y se justificó bajo el argumento que ese “trámite contó con el visto bueno del presidente Jimmy Morales”.

Patricia de Morales, es señalada por el Ministerio Público (MP), por cheques que habría recibido a su nombre durante el año 2015 y que al parecer no fueron reportados al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para la campaña del su esposo.