lunes, octubre 21, 2019

Al parecer el último plan del presidente Jimmy Morales es repartir el presupuesto público entre sus más cercanos y «fieles» trabajadores, a quienes ha premiado con bonos y sobresueldos millonarios, simplemente por apoyar sus decisiones al frente del Gobierno.

Morales llegó al poder con un mensaje de austeridad y cero corrupción, sin embargo, eso cambió a partir de su segundo año de gestión, ya que según investigaciones periodísticas se descubrió que él y el alto mando del Ministerio de Defensa se repartían sobresueldos ilegales que sumaban Q450 mil.

Además, se ha conocido que en este último año de gestión presidencial, Morales, ha autorizado el pago de bonos y sobresueldo para 20 instituciones, las cuales han sido más cercanas a sus intereses. Los trámites para la entrega de estos beneficios económicos ocurrieron entre el mes de agosto del año 2018 y el mes de abril de 2019, época en la que el gobierno de Morales tuvo como objetivo principal sacar a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) del país.

Entre las instituciones que se han visto beneficiadas con esta mala practica han sido: la Secretaría General de la Presidencia con Q889 mil; Secretaria Privada de la Presidencia con Q398 mil; Secretaría de Obras Sociales de la esposa del presidente quien pidió un bono único de Q2 mil para 969 trabajadores; la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS); Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia; Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado.

Además la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia; Procuraduría General de la Nación; Ministerio de Relaciones Exteriores; Ministerio de Comunicaciones; Ministerio de Educación; Ministerio de Gobernación; Ministerio de Cultura; Bomberos Voluntarios; y Oficina Nacional del Servicio Civil.