lunes, octubre 14, 2019

Por medio de una publicación en redes sociales, Roberto Arzú, candidato presidencial por la alianza  entre los partidos  de Avanzada Nacional (PAN) y Podemos, se quejó de la inseguridad que vive Guatemala, expresando que ya son “20 años de haberle entregado a los mareros, extorsionistas, asesinos, violadores y delincuentes las calles del país”, sin embargo, esa expresión es carente de datos reales ni concuerda con el tiempo que el específica.

Según el economista y politólogo Carlos Mendoza, que se ha dedicado a investigar la violencia homicida en Centroamérica desde 1999, explica que la afirmación de Arzú, en sí misma es muy difícil de verificar, porque “el fenómeno de las pandillas no surge 20 años atrás, como lo ha señalado el candidato”, explicó Mendoza.

Además, es una afirmación que genera contradicción, ya que si se toma en cuenta el dato de los 20 años a los que hace referencia Roberto Arzú, estas dos décadas serían parte de la gestión presidencial  de su padre, Álvaro Arzú Irigoyen, con el mismo partido  PAN, en el perído del 1996 al 2000.

Además en aquel entonces, dice Mendoza, “no se realizaron acciones concretas para eliminar a las pandillas, porque en esa época las pandillas no representaban un problema grave”.

Dejando en evidencia la poca información que Arzú tiene respecto a la historia de Guatemala, país que pretende gobernar, haciendo propuestas sin respaldo ni contexto.