lunes, octubre 21, 2019

Estuardo Galdámez candidato presidencial del FCN-Nación que ha sido señalado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), por recibir sobornos a cabio de aprobar leyes a favor de la exvicepresidenta Roxana Baldetti mientras fue diputado del Congreso, asegura que esa denuncia es «falsa e ilegítima», y tiene como objetivo “dañar su imagen”.

“Rechazo totalmente la denuncia presentada por el Ministerio Público (MP) y la extinta CICIG”, dijo Galdámez en una conferencia de prensa en la que usó los primeros diez minutos para atacar al fiscal Juan Francisco Sandoval, la exfiscal Thelma Aldana y al jefe de la CICIG, Iván Velásquez.

Sin embargo, no presentó pruebas que respalden su inocencia ni tampoco se puso a la disposición de colaborar con las autoridades que lo investigan, para aclarar su situación legal, lejos de eso, manifestó que las acusaciones en su contra son por “venganza  por oponerse a leyes que vulneran la soberanía, como el matrimonio entre el mismo sexo”.

Además se mofó de las acusaciones de la CICIG y el MP, sobre recibir sobornos para aprobar la Ley de Telecomunicaciones, que beneficiaba directamente a la compañía TIGO, “la única relación que yo tengo con TIGO es mi teléfono celular, por eso mejor me voy a pasar a Claro”, expresó Galdámez.

“En conclusión les quiero decir, que aquí me están metiendo en un pleito de viejas, y con viejas me refiero a la vieja política”, concluyó Galdámez, quien quedará a la espera de las resoluciones de los antejuicios presentados en su contra y que se decida sobre la continuidad de su participación en campaña electoral.