lunes, octubre 14, 2019

El vicepresidente Jafeth Cabrera estuvo presente en  la inauguración del Instituto Nacional de administración Pública en Petén, en donde  reconoció que el Gobierno dejará muchas deudas, una de ellas es el censo de empleados públicos.

Sin embargo no mostró esperanza de hacer algo al respecto, ya que únicamente se quejó y responsabilizó a los trabajadores de  no haber entregado los cuestionarios que se les solicitó que hicieran.

«Supuestamente es sencillo preguntar cuántos trabajadores hay en cada instancia, rangos de edad, profesionalización, pero ha sido complicado», manifestó Cabrera.

Pero mientras se desarrollaba el acto, en un momento tosió y se le quedó la garganta seca, a lo cual exclamó;  «ya me estoy deshidratando con el calorcito, ¿será que es falta de cerveza?», broma que solo le causó gracia a él.

Cabrera también  aprovechó para defender al Ejército y al Gobierno de Jimmy Morales, de las críticas que ha recibido durante toda su administración, pero especialmente por el reciente descubrimiento de sus reuniones con Mario Estrada, excandidato de la UCN, detenido en Estados Unidos acusado de negociar con el cartel de Sinaloa.