martes, diciembre 10, 2019

El trabajo de los congresistas guatemaltecos tiende a disminuir en el último año de gestión, ya que muchos se toman el tiempo para hacer campaña electoral y buscar potenciar sus candidaturas, esto a pesar que la necesidad de legislar es grande.

De las 41 sesiones legislativas en el primer periodo ordinario, a la fecha únicamente se han aprobado cuatro decretos, lo que muestra que evidentemente existe una significativa reducción en el trabajo de los políticos, quienes se preocupan más por hacer campaña electoral que por el bienestar de los guatemaltecos.

Analistas reconocen que está es una mala práctica que se ha venido heredando desde hace muchos años, y muestra la irresponsabilidad y falta de compromiso por parte de los congresistas.

Durante el receso legislativo comprendido del 15 de mayo al 31 de julio, los congresistas tendrán que sesionar dos veces por  mes, así lo estableció la Contraloría General de Cuentas para justificar el pago de las dietas de los parlamentarios.