lunes, octubre 14, 2019

En estos últimos días ha salido a la luz casos de corrupción en donde se ven involucrados candidatos a la presidencia y para diputados del Congreso guatemalteco, sin embargo estos hechos muestran el típico caso de la “vieja política”, explica Ricardo Barrientos.

“La vieja política: la normalización cotidiana de crímenes graves como recibir de los narcotraficantes dinero para financiar una campaña electoral o del asesinato de los competidores a los que no se les puede vencer por medios lícitos y legítimos”, dijo Barrientos.

Este análisis surge a raíz del posible miedo que circula entre los políticos que han tenido una estrecha comunicación con Mario Estrada, el candidato de la Unión del Cambio Nacional (UCN), que actualmente guarda prisión en Estados Unidos acusado de narcotráfico y que según dijeron las autoridades el testimonio que él pueda brindar,  será la clave para descubrir la red de corrupción y crimen organizado que opera en Guatemala.

“Conocer la verdad es una premisa de la justicia. Si Mario Estrada sabe algo, que se le aplique la figura de colaborador eficaz y que hable, caiga quien caiga”, expresó Barrientos.

Mientras Estrada espera juicio en la cárcel de  Nueva York, muchos políticos incluyendo al mandatario Jimmy Morales, tratan de sacar versiones para negar o justificar la relación que han mantenido con Estrada.