jueves, octubre 24, 2019

Luego que se conociera que el candidato a la presidencia por el partido UCN, Mario Estrada, fuera capturado en Estados Unidos por tener claros vínculos con el narcotráfico, una nueva investigación señala que Estrada había solicitado a los miembros del cartel de Sinaloa que contrataran un grupo de sicarios que asesinaran a sus rivales políticos en Guatemala.

De acuerdo con el documento de la DEA, el candidato de la UCN identificó a las posibles víctimas con nombre y apellidos y acordaron con el cartel que ellos proporcionarían las armas de fuego para los sicarios, en la lista se incluían armas AK-47, las cuales son utilizadas únicamente por el Ejército.

Estrada ha dejado al descubierto la forma en la que opera el pacto de corruptos en Guatemala, y que solamente buscan enriquecerse sin importar el medio que utilicen, ignorando y dejando a un lado las necesidades de millones de guatemaltecos que piden a gritos un cambio en la política nacional.