martes, septiembre 17, 2019

La candidata a la presidencia del país por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres, se ha caracterizado por «manipular» la ley y así verse beneficiada con la misma, con el fin de mantener ciertos privilegios dentro de la política nacional.

En el año 2011, cuando era la primera dama de la nación, se divorció del presidente Álvaro Colom para eludir la prohibición constitucional y proclamarse como candidata a la presidencia. Esa decisión generó rechazo entre múltiples sectores por un presunto “fraude de ley”.

En el caso más reciente, Torres, usó una de las leyes que protege a las mujeres de abusos y violencia. El argumento es que los fiscales la «perturban e intimidan». Esto debido a que un grupo de abogados ha abierto un proceso en su contra por financiamiento electoral no registrado.

Los fiscales que tienen prohibición de acercarse a Torres, son Juan Francisco Sandoval, jefe de la FECI y Andrei Vladimir González Arteaga, encargado del caso de financiamiento electoral. Además, la resolución explica que la candidata debe recibir seguridad de la PNC durante treinta días.

Así, una vez más, la candidata a la presidencia por la UNE muestra como se beneficia manipulando las leyes del país, lo mismo que haría al llegar a dirigir el Órgano Ejecutivo.