jueves, noviembre 14, 2019

El trabajo  de la exfiscal general Thelma Aldana, estuvo siempre a la vista de todo ojo público y contó con la aprobación total de la nación guatemalteca porque a través de ella y el caso tan sonado de «La Línea”, marcó el inicio de uno de los más grandes escándalos de corrupción que descubrió al expresidente Otto Pérez Molina.

Con este caso, Aldana mostró su independencia y que su compromiso era con  la ley y la justicia, por encima de compadrazgos, pues fue el propio Pérez Molina, quien la nombró jefa del Ministerio Público (MP).

De igual forma colaboró con la  investigación que llevó a prisión a la ex vicepresidenta del gobierno de Pérez Molina, Roxana Baldetti, la mayoría del Partido Patriota y apoyó en la comisión respaldada por Naciones Unidas para llevar ante la justicia al expresidente Álvaro Colom (hoy en prisión domiciliaria) y a varios de sus ministros.

Con estos antecedentes de combatir la corrupción, no es nada nuevo que los que pudiesen estar implicados en casos de corrupción sientan temor de ser investigados y por ende ir a la cárcel, por eso dejan ver su incomodidad con que Aldana participe en las elecciones con posibilidad de ganar la presidencia.