miércoles, octubre 23, 2019

El lunes 18 de marzo inició la segunda fase de la campaña electoral, como lo dicta el Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero desde antes de esa fecha, el oficialismo, ha intentado impedir que los opositores puedan participar y que sean los ciudadanos los que elijan libremente por medio de su voto el destino de Guatemala.

Según el análisis hecho por el director del medio digital Nómada, “sin opositores, sería más bien como unas elecciones primarias de un partido. Las diferencias entre los aliados Sandra Torres (UNE), Estuardo Galdámez (FCN) o Zury Ríos (Valor) son más bien de forma y no de fondo”.

Con este resumen, es entendible entonces que en la última semana todo el sistema, desde la Contraloría, la Fiscal General y el juez Víctor Cruz– intentó impedir que Thelma Aldana, de Movimiento Semilla, pudiera inscribirse como candidata presidencial.

Cabe mencionar que Aldana sería la única opositora, porque es la única candidata que ha sobrepasado las trampas que el oficialismo puso en la Contraloría y en el Ministerio Público, a pesar de todo ahora deberá esperar a recibir la acreditación oficial y hacer campaña libremente para que sean los ciudadanos los que decidan si Aldana gana la presidencia.