sábado, diciembre 14, 2019

Guatemala es un circo. Hoy, en el primer acto, aplaudieron los corruptos, los mismos de siempre, los que tienen secuestradas a las instituciones y los que por décadas se han robado nuestros impuestos. En el segundo acto, aplaudimos los que somos más, los decentes, los que queremos que se acabe de una vez el #PactoDeCorruptos.

Quedan 89 días. No para las elecciones. No para salir a votar. No para ejercer el sufragio. Quedan 89 días para algo más importante que escoger presidente o presidenta. Quedan 89 días para que los guatemaltecos le pongamos fin al #PactoDeCorruptos.

No va ser una tarea fácil. Los mismos de siempre han logrado no politizar el sistema judicial, sino que al contrario: han judicializado la política.

La han judicializado usando a figuras políticas obscuras como Felipe Alejos para llenar de demandas espurias a quien amenaza a su reino de corrupción. La han judicializado comprando jueces y contralores corruptos, con historiales que no dejan duda de su poca honradez. La han judicializado para poder seguir perpetuando su corrupción.

No cabe duda que quedan 89 días para que el circo continúe. Porque hoy Guatemala fue un circo. En el primer acto, en el de los payasos, aplaudieron los corruptos, los mismos de siempre, los que tienen secuestradas a las instituciones y los que por décadas se han robado nuestros impuestos. En el segundo acto, en los equilibristas, aplaudimos los que somos más, los decentes, los que queremos que se acabe de una vez el #PactoDeCorruptos.

Pero también quedan 89 días para que nos unamos como nación. Para que nos preguntemos qué se han hecho nuestros impuestos, porqué no tenemos buenas escuelas, ni hospitales, ni seguridad. Para que nos preguntemos porqué ya no vemos futuro en el país que nos vio nacer y tengamos que buscarlo lejos, en muchos casos arriesgando nuestras vidas.

Quedan 89 días para apoyar a la única que se ha enfrentado a los mismos de siempre, a los corruptos, a los que han robado a manos llenas. Quedan 89 días para que se acabe el circo, y ellos lo saben, y ese es su miedo, su pavor, su histeria.

Quedan 89 días para que Guatemala empiece a florecer. Y esa es nuestra esperanza, nuestra lucha, nuestros sueños. Y eso nunca nadie, ni los del #PactoDeCorruptos, nos los van a poder robar.