martes, septiembre 17, 2019

El titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, mencionó durante su participación en un foro realizado en la ciudad de Ginebra, Suiza, que al principio el trabajo de la comisión era aplaudido pero cuando comenzó a tocar a los grupos de poder que controlaban el aparato estatal, los tildaron de «injerencia extranjera» y poco a poco les fueron quitando poder.

Según Velásquez, empresarios de la construcción que estaban involucrados en delitos de sobornos y enriquecimiento electoral ilícito, le decían que con esas investigaciones lo que sucedería es que «desestabilizarían el país, afectarían Guatemala y posteriormente se destruiría al país», sin embargo, el temor era que con cada investigación «nos acercábamos más al núcleo de la captura del Estado».

El titular de la CICIG también mencionó en el foro que cuando los grupos de poder que controlaban el Estado vieron que la lucha contra la impunidad era en serio, los elogios que habían recibido en el año 2015 por las investigaciones que terminaron con la renuncia del expresidente Otto Pérez Molina y su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, ahora se habían convertido en señalamientos de injerencia extranjera y muchas criticas.

Velásquez, manifiesta que a pesar de los ataques que los investigadores han tenido, la mayoría de guatemaltecos están conformes y respaldan el buen trabajo que han realizando en el país, investigando la corrupción en todos los niveles.